Versión Móvil
elar

Pastoral Elar

Un espacio para reflexionar y nutrirnos en cuerpo y alma de las enseñanzas biblicas, guiados por nuestro Diácono Luis Rebolledo y el Padre Francisco Herrera de la Parroquia Santos Apóstoles

Memorial del 19 de abril

Publicado por Liceo Elar
Memorial del 19 de abril

Evangelio del día Domingo 19 de abril

Publicado por Liceo Elar
Evangelio del día Domingo 19 de abril

Memorial del 13 de abril de 2020

Publicado por Liceo Elar
Memorial del 13 de abril de 2020

Reflexion Evangelio Domingo 12 de abril de pascua de Resurrección

Publicado por Liceo Elar
Reflexion Evangelio Domingo 12 de abril de pascua de Resurrección

Reflexión Evangelio Viernes Santo

Publicado por Liceo Elar
Reflexión Evangelio Viernes Santo

Memorial del 10 de abril, Viernes Santo.

Publicado por Liceo Elar
Memorial del 10 de abril, Viernes Santo.

Reflexión Evangelio Jueves Santo

Publicado por Liceo Elar
Reflexión Evangelio Jueves Santo

Itinerario Cuaresmal - Las Virtudes, La Fortaleza 4/8 - ¿Cuál es tu combate del día de hoy y quién es tu enemigo?

Publicado por Liceo Elar
Itinerario Cuaresmal - Las Virtudes, La Fortaleza 4/8 - ¿Cuál es tu combate del día de hoy y quién es tu enemigo?

Galería de imágenes

Clic sobre la imagen para expandir
Evangelio del día viernes 29 de mayo del 2020

Queridos amigos: compartimos el Evangelio según San Juan
(Jn 21, 15-19).

En aquel tiempo, le preguntó Jesús a Simón Pedro: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?” Él le contestó: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Apacienta mis corderos”.

Por segunda vez le preguntó: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas?” Él le respondió: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Pastorea mis ovejas”.

Por tercera vez le preguntó: “Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?” Pedro se entristeció de que Jesús le hubiera preguntado por tercera vez si lo quería, y le contestó: “Señor, tú lo sabes todo; tú bien sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Apacienta mis ovejas.

Yo te aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías la ropa e ibas a donde querías; pero cuando seas viejo, extenderás los brazos y otro te ceñirá y te llevará a donde no quieras”. Esto se lo dijo para indicarle con qué género de muerte habría de glorificar a Dios. Después le dijo: “Sígueme’’.

Evangelio del día miércoles 27 de mayo del 2020

Queridos amigos: compartimos el Evangelio de hoy según San Juan
(Jn 17, 11-19).

En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: “Padre santo, cuida en tu nombre a los que me has dado, para que sean uno, como nosotros. Cuando estaba con ellos, yo cuidaba en tu nombre a los que me diste; yo velaba por ellos y ninguno de ellos se perdió, excepto el que tenía que perderse, para que se cumpliera la Escritura.

Pero ahora voy a ti, y mientras estoy aún en el mundo, digo estas cosas para que mi gozo llegue a su plenitud en ellos. Yo les he entregado tu palabra y el mundo los odia, porque no son del mundo, como yo tampoco soy del mundo. No te pido que los saques del mundo, sino que los libres del mal. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

Santifícalos en la verdad. Tu palabra es la verdad. Así como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo. Yo me santifico a mí mismo por ellos, para que también ellos sean santificados en la verdad’’.

 

 

Evangelio del día martes 26 de mayo del 2020

Queridos amigos: compartimos el Evangelio según San Juan
(Jn 17, 1-11).

En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: “Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo también te glorifique, y por el poder que le diste sobre toda la humanidad, dé la vida eterna a cuantos le has confiado. La vida eterna consiste en que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado.

Yo te he glorificado sobre la tierra, llevando a cabo la obra que me encomendaste. Ahora, Padre, glorifícame en ti con la gloria que tenía, antes de que el mundo existiera.

He manifestado tu nombre a los hombres que tú tomaste del mundo y me diste. Eran tuyos y tú me los diste. Ellos han cumplido tu palabra y ahora conocen que todo lo que me has dado viene de ti, porque yo les he comunicado las palabras que tú me diste; ellos las han recibido y ahora reconocen que yo salí de ti y creen que tú me has enviado.

Te pido por ellos; no te pido por el mundo, sino por éstos, que tú me diste, porque son tuyos. Todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío. Yo he sido glorificado en ellos. Ya no estaré más en el mundo, pues voy a ti; pero ellos se quedan en el mundo’’.

NEWSLETTER

Suscribete a nuestra newsletter para estar al tanto de nuestras actividades.